• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 91 288 44 85

Derecho de Familia

derecho-familia

Derecho Penal

penal

Derecho Civil

derecho-civil

Derecho Al Honor

derecho-honor

 

Las campañas publicitarias de algunos despachos de abogados ofrecen la posibilidad de recuperar lo que invirtieron hace unos cuatro años en la salida a Bolsa de Bankia.

 

En aquel momento, clientes de toda la vida con modestos ahorros, invirtieron sumas apreciables en la confianza de obtener unos rendimientos por encima de los bajísimos tipos de interés de los típicos depósitos a plazo; las apariencias hacían segura la inversión: toda una vida confiando la nómina en Caja Madrid y la imagen de un ex vicepresidente de gobierno con “buena prensa” entonces, no hacían presagiar riesgo alguno.

El precio de la acción fue de 3.75 euros. A diferencia de otros célebres inventos de la Banca como la cláusula suelo, la incalificable obligación preferente o las swaps (seguros con prima y sin riesgo que cubrir), es de conocimiento común que el que invierte en acciones se arriesga a perder capital.

Lo escandaloso de este asunto es que se ocultó y se manipuló información relevante en el folleto de emisión presentado en la CNMV, una carencia que, por ejemplo, no afectó a la Cámara de Comercio de Madrid que compró y vendió más de tres millones de acciones en un lapso de dos días; la plusvalía obtenida en tal fulgurante operación fue de cero euros ¡ al menos, no perdió!

En abril de 2013, el nominal de las acciones se redujo en una proporción de 100 a 1. Las consideraciones contenidas en un informe del Banco de España considerando en el transcurso de un procedimiento penal seguido en la Audiencia Nacional son la base de las reclamaciones que se multiplican frente a Bankia.

Con todos las cautelas que han de tenerse a la hora de interponer cualquier tipo de demanda, la recuperación de lo invertido es posible por muchas razones jurídicas. Uno de estos fundamentos permite la acción judicial en un plazo de cuatro años; atendiendo a que la operación se llevó a cabo en julio de 2011 el dejar transcurrir más tiempo para animarse a reclamar no supone necesariamente la imposibilidad de hacerlo con garantías pero sí el reducir las posibilidades de éxito.

Si es usted uno de los afectados, infórmese lo antes posible.

Publicado por: Rafael Francisco Diéguez - Abogado

Escribir un comentario

Política de Comentarios


Código de seguridad
Refescar