• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 91 288 44 85

Derecho de Familia

derecho-familia

Derecho Penal

penal

Derecho Civil

derecho-civil

Derecho Al Honor

derecho-honor

 

Entre los más comunes procedimientos judiciales en los que no es obligatorio acudir asistido con abogado destaca, por su frecuencia, el juicio de faltas.

Esta circunstancia lleva a pensar en determinados casos al citado para una vista de este tipo que la trascendencia de lo que vaya a resolverse es menor y que el recabar la intervención letrada no le va a merecer la pena constituyendo, a la postre, un coste innecesario.

En este tipo de procesos se ventilan cuestiones de índole penal que, por su gravedad, no llegan a ser tipificados como delitos: imprudencias en accidentes de tráfico, amenazas leves, riñas o peleas, etc… Desde el punto de vista de la pena a imponer, ésta no suele pasar de multas cuya cuantía (normalmente escasa) se determinará en función de la capacidad económica del condenado. En cuanto a los posibles antecedentes penales, éstos sólo están previstos en condenas por delito.

Dicho esto no parecería muy recomendable contratar a un abogado que, probablemente, cobrará un importe superior al de la multa que se pretende evitar pero es en este punto donde conviene mencionar los posibles riesgos de acudir solo al Juzgado:

Falta de preparación de las pruebas necesarias. Se piensa en muchas ocasiones que los testigos van acudir citados por el Juzgado y no siempre ocurre al no constar, en su caso y por ejemplo, en el atestado identificación alguna que permita llevarlo a cabo.

Responsabilidad Civil. Además de la multa correspondiente, el perjudicado por la falta puede solicitar una indemnización en función de los daños sufridos, materiales o personales.

Y es en este último punto donde puede darse el riesgo de ser condenado a una indemnización importante sin posibilidad de una defensa adecuada; desde el punto de vista del denunciante, la reclamación de los daños sufridos por la falta puede verse perjudicada si no se prueban los daños oportunamente.

Por todas estas razones, conviene consultar siempre a un abogado quien, a la vista de las circunstancias del caso, le recomendará su intervención o no. Un último consejo: no espere a última hora y acuda al despacho profesional si le consta haber sido denunciado o pretende formular una denuncia por hechos de este tipo. El contar con el adecuado asesoramiento desde el principio es vital para obtener el mejor de los resultados posibles.

Publicado por: Rafael Francisco Diéguez - Abogado

Escribir un comentario

Política de Comentarios


Código de seguridad
Refescar