• Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • 91 288 44 85

Derecho de Familia

derecho-familia

Derecho Penal

penal

Derecho Civil

derecho-civil

Derecho Al Honor

derecho-honor

En ese último número de Noticias de tu Ciudad quisiera agradecer a Óscar Resino Bello la oportunidad que me ha brindado todos estos años de redactar, mes a mes, artículos que (quiero pensar) han podido ser de utilidad a sus lectores. Esta gratificante obligación mensual me ha hecho sentirme conectado a la realidad de Parla recogida en esta necesaria publicación local.

Es una sensación agridulce el hacer balance del camino recorrido sabiendo que el trayecto llega a su fin.

Deseo a quien tantas horas ha dedicado a informar, sin corsés interesados, a los vecinos de Parla, muchísima suerte en los proyectos que emprenda en el futuro.

Me gustaría terminar esta colaboración con un último consejo a los lectores:

CONSULTE CON SU ABOGADO. Elija el que quiera (¡será por abogados!) pero si tiene usted un problema o cree que puede tenerlo en el futuro busque, si no lo tiene ya, un profesional de su confianza.

Si nunca ha pisado un despacho de abogados no tema; sin miedo a parecer corporativista he de decir que la inmensa mayoría de personas que nos dedicamos a la abogacía somos honestos, trabajadores y ayudamos a diario a quien acude a nosotros, desde el punto de vista jurídico, pero también anímico, en situaciones complejas.

A diario compruebo que la labor de mis compañeros de profesión se rige por el interés del cliente, le guste o no el consejo –“quien bien te quiere, bien te hará llorar”. Obviamente en todas las profesiones hay desalmados pero la mejor vacuna contra el engaño es preguntar la forma de trabajar del despacho, coste de la consulta o de las actuaciones a llevar a cabo y que se formalice una hoja de encargo que plasme con detalle todas estas circunstancias a tener en cuenta.

El interés del abogado es el de dar el mejor servicio a su cliente en función de cada caso: a veces será necesario acudir o defenderse en la vía judicial; otras veces, lo recomendable será llegar a un acuerdo no del todo favorable pero que evite incertidumbres, tensiones innecesarias y gastos; por último y no en pocas ocasiones la mejor opción es esperar acontecimientos y no hacer nada…

De una forma u otra, cuente su caso y confíe y como la confianza o se tiene o no se tiene, si no la hay busque otra alternativa profesional (¡será por abogados!). Muchas gracias por leerme todos estos años.

Publicado por: Rafael Francisco Diéguez - Abogado

Escribir un comentario
Política de Comentarios


Las cookies facilitan la prestación de nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, usted acepta que utilizamos cookies.
Más información De acuerdo